Tomad asiento y poneos cómodos!

Hola a todos.
Este blog se creó por una persona que me animó a hacerlo. Me dijo entre otras cosas, que no me guardara nada para mí. Que mis pensamientos los tenía que compartir con el resto del mundo.
Y le hice caso. Creé el blog y de aquí en adelante escribiré todo lo que sienta, lo que vean mis ojos... Lo que mire mi corazón y lo que piense mi mente.
Aquí escribiré sentimientos, pensamientos e impresiones de hechos pasados y presentes. Así que... Bienvenidos seáis. Tomad asiento y poneos cómodos!

lunes, 11 de diciembre de 2017

QUIERO CREER


Después de putadas que me hieren como antaño,
De cerrar heridas, que causaron tanto daño,
Después de volar tan alto y caer…
Hasta el mismo infierno y volver de nuevo al ayer,
Después de sentirme solo, abandonado,
De ver como todo lentamente ha cambiado,
Después de vivir un sueño y despertar,
De pasar por alto cosas que juré no tolerar,
Aprendí como trazar mis pasos, mis fracasos,
Y a calmar mi llanto, con el elixir de un vaso,
Ahora plasmo cada sentimiento de un dolor atroz,
Y lo clavo con el estruendo que escupe mi voz.
Y aunque se, que todo cambia con el tiempo,
Quiero creer que entenderé porque siento lo que siento,
Que queda alguien dispuesto a escuchar,
Quiero creer que queda un motivo por el que luchar,
Quiero creer, que es posible un futuro,
Que no todo termina aquí, en este pozo oscuro,
He soñado que me levantaba, y ya no lloraba,
Que dejaba atrás la mierda que hace tiempo me amargaba,
He soñado que olvidaba, que perdonaba,
He soñado que encontraba alguien que me valoraba.
He soñado nuevos trazos, nuevos abrazos,
He soñado con recomponer todos mis pedazos, 








Y entregarme sin ningún temor como aquella vez,
Porque entregarse con temor es la mayor estupidez…
He soñado…simplemente que volvía…
Que componía, dejando atrás lo que dolía,
He soñado lo imposible con un nuevo día…
Con fundir mi poesía en una nueva melodía.
Y llegarte tan adentro, perforar tu corazón,
Hacer que sientas lo que siento en cada parte de canción.
He soñado que creía en mí, que creía en ti,
He soñado que es posible poder escapar de aquí,
Y volver a aquella nube, escapar del mundo,
Conseguir poder soñar aunque sea un segundo,
Y hacer ese momento tuyo y mío para siempre,
Escuchar al corazón sin temor a lo que siente.
Corazón contra cerebro, eterno duelo…
Vivir, poder volar sin dejar el suelo,
Es el reto, hazlo posible,
La magia del futuro es que es imprevisible,
Con cada paso, reinventamos el camino,
Atrévete a soñar y habrás cambiado ese destino,
Es la importancia del presente, nada hay más importante,
Que saber aprovechar lo que tienes aún delante.
Es el mensaje que te dejo desde mi habitación,
Del corazón a mi libreta y del papel al corazón…
Del papel al corazón… del papel al corazón…

Se que todo con el tiempo se marchita lentamente,
Y que a pesar de darlo todo nunca ha sido suficiente,
Es notar que falta algo, son las ganas de luchar,
Por un millón de metas que no puedes alcanzar,
Y de repente, ver que no es cuestión de metas,
De cuantas alcanzaste, o dejaste incompletas,
Se trata de saber vivir con lo que se tiene,
Pues quien ya lo tiene todo, siempre algo nuevo quiere…
Y no hay mayor error que caer en la espiral,
De tenerlo todo, y verlo algo habitual…
Recuerda que la vida es tan solo un camino,
Un simple trayecto, no un destino,
Y ahí a donde vamos no podemos llevarnos nada de aquí,
Así que, disfruta de lo que tienes con los tuyos,
Y recuerda que, compartir una sonrisa es gratis,
Pero aún y sí es algo que vale más que cualquier fortuna,
Cada momento es único, cada día puede ser especial,
Depende únicamente de ti...
Que le pides a este día? 



"FOBO"

martes, 17 de octubre de 2017

La verdadera riqueza.

Mi madre y mi padre se amaron de verdad,
así que sé lo que es el amor.



Conseguí orientar a mis dos hijos durante su difícil tránsito por la adolescencia,
así que sé lo que es la satisfacción.



He orado y mis oraciones han sido escuchadas,
así que sé lo que es la fe.



Tengo a mi lado al ser humano más bondadoso y considerado que jamás conocí,
así que sé lo que es la felicidad.



Y porque he conocido todas esas cosas,
sé lo que es la riqueza.

Abigail Van Buren

😊💗

viernes, 25 de agosto de 2017

Necesito hacer la lista de la compra...

Tengo una AMIGA, así, con mayúsculas, que me encanta todo lo que escribe. Pero a veces lo que expresa, es sublime!! Aquí os dejo una publicación suya del Facebook para que os transporte a ese lugar sagrado, con la paz que este tipo de textos deja en el alma...
Espero que lo disfrutéis tanto como yo lo hice al leerlo...


Pepa
Necesito hacer la lista de la compra, tengo mucho que comprar.

Compraré 8 k de risas para tomarla poco a poco y sin descanso hasta que me duela la barriga.

8 abrazos que distribuiré a lo largo del día.

Una caja de sueños de 6 brik y cada uno poder pedir lo que quiero cada noche.

Dos docenas de solidaridad para compartir con los que quiero y 4 docenas para los que no me quieren, porque estos lo necesitan más.

6 gomas de borrar decepciones y también 6 lapices para escribir canciones que iré cantando sin prisas, porque me encanta.


Compraré tristezas, la última vez me sirvió para darme cuenta de lo mucho que me gusta la alegría.


Un paquete grande de dignidad. Es imprescindible para saber identificar a quien me destruye.


Comprar una caja familiar, de esas surtidas, de las que llevan: sol, tierra, lluvia... me encanta el olor que esparce por la casa.


Y por último lo que más necesito y necesitaré mientras viva: amor de todas las clases y formas, de los de mariposas en el estómago, y de los de llegar a llorar por la frase que un hijo te dedica.


Pepa Barrios Barberán

martes, 25 de julio de 2017

Hijos de puta.

Estoy sin palabras... Me he enterado de hechos que me han hecho muchísimo daño...

Celebrando mi santo, he tenido un invitado de excepción en mi mesa: El hijo de una ex amiga. Estaban también mis dos hijos, mis nueras y mi marido. Durante la cena, han hablado de su niñez, de lo que compartían mi hijo pequeño y el hijo de mi ex amiga.

Sólo decir, que este chico está en tratamiento. Tiene diagnosticados tres síndromes, aparte de depresión. Y todo gracias a su madre.
Cuando era pequeño y lloraba, me daba una lástima!! Este chico tiene unos ojos preciosos! Tiene los ojos tan negros como una noche sin Luna. Al llorar me miraba, como pidiendo auxilio y yo sentía que no podía hacer nada por él. Al pasar los años, lo seguía de lejos, mis hijos me iban informando de cómo le iba. Se criaron juntos, se llaman "hermano". Y a mí me encanta!!

Él dice que su madre tiene algo, que no está bien de la cabeza y que debería de tratarselo. Eso yo lo sé desde hace años. No están bien, ni el uno ni la otra. Pensaba que iban a durar poco tiempo, pero no, ahí están desde hace años. Y lo veo estupendo. Las ratas deben permanecer con las ratas.

Y sé más cosas que por respeto a este chico no publicaré, pero quiero que sepan estos dos, que sé todo lo que hicieron y están haciendo.

Sois unos hijos de puta. Pasáis por el mundo haciendo mal.
A él, si su difunta madre levantara la cabeza, volvería a morir de ver la maldad de su hijo... Y a ella... Yo no puedo decir: "Cómo permite Dios que exista esta  personaja?? Aquí Dios no tiene nada que ver. Cada uno nacemos libres para hacer en nuestra vida lo que queramos, y esta se está currando un karma que va a flipar. Tiene un alma negra, de persona mala.

Menos mal que a mis hijos esta hija de puta no los tocó. Ya se cuidó muy mucho de hacerlo. Ya vio en una ocasión como me las gasto. Me encaré con ella y no bajó del furgón donde conducía una prima suya... Ay si llega a bajar!!! Me tenía hasta las mismísimas pelotas. Valiente cobarde!!! Ella sabe que si baja le meto tal paliza que está una semana en cama.

En fin, ya he descargado mi mal humor por esta gente (no llegan ni a personas) y aquí no voy a poner foto. No se lo merecen.

"Que el cielo los juzgue!"

lunes, 17 de julio de 2017

Mamíferas.

El tiempo, poco a poco, me liberará de la extenuante fatiga de tener hijos pequeños.
De las noches sin dormir y de los días sin reposo.
De las manos gorditas que sin parar me agarran, me escalan por mi espalda, me cogen, me rebuscan sin restricciones ni vacilaciones. Del peso que llena mis brazos y dobla mi espalda.
De las voces que me llaman y no permiten retrasos, esperas, ni vacilaciones.

El tiempo me devolverá el ocio vacío de los domingos y las llamadas sin interrupciones, el privilegio y el miedo a la soledad. Aligerará, tal vez, el peso de la responsabilidad que a veces me oprime el diafragma.
El tiempo, sin embargo, inexorablemente enfriará otra vez mi cama, que ahora está cálida de cuerpos pequeños y respiros rápidos. Vaciará los ojos de mis hijos, que ahora desbordan de un amor poderoso e incontenible.
Quitará desde sus labios mi nombre gritado y cantado, llorado y pronunciado cien, mil veces al día. 


Mamá japonesa con su niño.




Cancelará, poco a poco o de repente, la familiaridad de su piel con la mía, la confianza absoluta que nos hace un cuerpo único. Con el mismo olor, acostumbrados a mezclar nuestros estados de ánimo, el espacio, el aire que respiramos.
Llegarán a separarnos para siempre el pudor, la vergüenza y el prejuicio. La conciencia adulta de nuestras diferencias.
Como un río que excava su cauce, el tiempo peligrará la confianza que sus ojos tienen ante mi, como ser omnipotente. Capaz de parar el viento y calmar el mar. Arreglar lo inarreglable y sanar lo insanable.
Dejarán de pedirme ayuda, porque ya no creerán que yo pueda en ningún caso salvarlos.
Pararán de imitarme, porque no querrán parecerse demasiado a mi. Dejarán de preferir mi compañía respecto a la de los demás (y ojo, esto tiene que suceder!)
Se difuminarán las pasiones, las rabietas y los celos, el amor y el miedo. Se apagarán los ecos de las risas y de las canciones, las nanas y los Había una vez… acabarán de resonar en la oscuridad.
Con el pasar del tiempo, mis hijos descubrirán que tengo muchos defectos y, si tendré suerte, me perdonarán alguno.
Sabio y cínico, el tiempo traerá consigo el olvido.
Olvidarán, aún si yo no olvidaré. Las cosquillas y los “corre corre”, los besos en los párpados y los llantos que de repente paran con un abrazo. Los viajes y los juegos, las caminatas y la fiebre alta. Los bailes, las tartas, las caricias mientras nos dormimos despacio.
Mis hijos olvidarán que les he amamantado, mecidos durante horas, llevado en brazos y de la mano. Que les he dado de comer y consolado, levantado después de cien caídas. Olvidarán que han dormido sobre mi pecho de día y de noche, que hubo un tiempo en lo que me han necesitado tanto, como el aire que respiran.
Olvidarán, porque esto es lo que hacen los hijos, porque esto es lo que el tiempo elige.
Y yo, yo tendré que aprender a recordarlo todo también para ellos, con ternura y sin arrepentimiento, ¡gratuitamente! y que el tiempo, astuto e indiferente, sea amable con esta madre que no quiere olvidar.


Fuente: unamammagreen.com - Traducido por Laura Caldarola

Este escrito no es mio, pero me pareció taaan bonito, que me lo traje al blog. La verdad es que me ha ocurrido todo esto, cada palabra escrita es verdad. Pero, es tan emocionante verlos crecer y despegar del nido!! Yo no siento lo que dicen: Síndrome del nido vacío.  Yo veo a mis hijos con muchísima frecuencia... Al pequeño, aún lo tengo por aquí...